El caso se registró en la Terminal de Transportes de Cúcuta, en donde la policía colombiana ubicó a la menor de 4 años y, posteriormente, la puso a disposición del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf).

La entidad también se encuentra a cargo de la otra niña mientras se determina el paradero de su madre, indicó Noticias Caracol.

Un testigo del constante paso de venezolanos a tierra colombiana en busca de comida y mejores oportunidades aseguró a ese medio que esta escena se repite constantemente.

“Pasa mucho indígena por ahí; venden el pelo para darles de comer algo (a sus hijos) o si no, se van para Cúcuta, [donde] están regalando a los niños, o los venden”.

La policía de la capital nortesantandereana señaló que es necesario implementar controles migratorios en los límites fronterizos de los dos países para evitar que se repitan estos casos.