La entidad señala en un comunicado que son filas de hasta 6 cuadras a las que “someten a los adultos mayores”, mujeres embarazadas y personas en condición de discapacidad, “pese a la orden de enviar a domicilio” los medicamentos.

La mayoría de quejas que recibió la Personería de Bogotá —durante marzo y 15 días de abril— son por la demora de las EPS en la entrega a personas mayores de 60 años. El 34,7 % de los reclamos que se recibieron en ese periodo de tiempo corresponden a la EPS Capital Salud, agregó el documento.

“Se observaron filas de hasta seis cuadras y de cinco horas, conformadas en su mayoría por adultos mayores, así como personas en condición de discapacidad y mujeres en estado de embarazo. Todo esto ocurre, pese a que los decretos de Emergencia por el Covid-19 establecen la entrega a domicilio como mínimo a los mayores de 70 años, personas con condiciones crónicas de base o con enfermedades o tratamientos de inmunosupresión”, alerta el organismo.

Además, las entidades de salud desconocen la norma de entregar los medicamentos en un lapso no mayor a 48 horas en la dirección del afiliado “y como consecuencia de la entrega incompleta al paciente, al momento de acudir por los insumos prescritos”.

En total, la Personería de Bogotá recibió quejas contra 13 EPS.