Jaime Pumarejo es el nuevo alcalde de Barranquilla y Elsa Noguera asumirá la Gobernación de ese departamento, ambos son candidatos que tienen el respaldo de la casa Char, en alianza con los Gerlein, y por eso sus victorias –con amplio margen sobre sus contradictores– no causan asombro.

A principios de octubre, la encuesta de Invamer que difundió Semana, ya ubicaba a Pumarejo en la delantera con un 79,5 %, escoltado muy de lejos por Antonio Bohórquez con 8,3 %. Más atrás estaban Diógenes Rosero (6,3 %), Rafael Sánchez (3,5 %) y el voto en blanco (2,3 %).

En ese sentido, la de Pumarejo es la cuarta alcaldía consecutiva de los Char en Barranquilla, todas con alto índice de satisfacción; entre otras cosas, por poner a la ciudad como centro de eventos deportivos como los Juegos Centroamericanos y del Caribe, y traerle a sus habitantes un sinnúmero de beneficios.

Desde hace semanas Barranquilla era “la única ciudad grande resuelta por lo que sabemos: la dinastía Char tiene un manejo de la política total. Los barranquilleros están contentos, hay un consenso del modelo de ciudad, la gente quiere continuidad y Pumarejo es perfecta continuidad; entonces ahí no hay pelea”, señaló el analista político Álvaro Forero en ‘Voz Populi’ de Blu Radio.

Y Noguera por su lado arrasaba al tiempo en los municipios del Atlántico con un 70, 5 %, decían los datos de Invamer, citados por El Heraldo. Aunque, valga destacar, lo de Noguera no es solo coalición, pues también dejó buena imagen en la retina de los barranquilleros cuando fue alcaldesa con varias obras y buen manejo de las finanzas.

Entre tanto, el ambicioso candidato que se lanzó con la esperanza de vencer esa supremacía fue Nicolás Petro, pero sin lograrlo, pues en las elecciones alcanzó 191.302 votos, es decir, el  18, 56 % . El joven abogado siempre aspiró a heredar los casi 450.000 votos que su papá obtuvo del Atlántico en las presidenciales, con los que derrotó en ambas vueltas a Iván Duque.

Y mucho más lejos de derrotar a los caciques estuvieron Diana Macías (2,1 %), Carlos Denis (1,5 %) y Rodney Castro (1,2 %).

Ante eso, Forero añadió en la emisora que ese predominio de un grupo político “es muy extraño y no se veía desde hace 40 o 50 años, pero coinciden una cantidad de cosas: la economía va muy bien, los Char supieron interpretar ese momento, han encontrado gente buena de segundos como la candidata a la Gobernación y como el mismo candidato a la Alcaldía, que han sido ministros, los han representado bien; entonces les está saliendo todo bien”.

No obstante, Colombiacheck indica que el talón de Aquiles de Noguera que siempre aprovechan sus contradictores es “el pasado judicial de su esposo, Juan Carlos Hernández Lucarini, capturado en 2004 por narcotráfico y condenado en 2007”.

Además, “desde las elecciones de 2015 los Char manejan las administraciones de los cuatro municipios del Área Metropolitana de Barranquilla: Malambo, Puerto Colombia, Galapa y Soledad”, señala el portal.

Sin embargo, no todo es positivo, pues el medio agrega que ese último “es reconocido a nivel nacional por ser una de las principales plazas del más descarado clientelismo y -con frecuencia- del fraude electoral. Hay denuncias según las cuales su Registraduría ha sido usada en ocasiones por algunos políticos como una caja menor para ‘cuadrar sus votos’”.

Todo ello demuestra que nunca hubo efecto Merlano que en su momento tocó a todo el departamento y lo dejó en un ambiente de clientelismo, y que también tiene al poderoso Julio Gerlein enfrentando cargos en la Fiscalía por su presunta participación en una red de compra y venta de votos.

Esa organización criminal manejaba una “estrategia trasdepartamentalizada” que por ahora solo se ha destapado en el Atlántico por el caso Merlano, señala la Fundación Paz y Reconciliación, que agrega que si para las elecciones legislativas los Char y los Gerlein “hicieron campaña con otros congresistas, es poco probable que Merlano sea la única responsable porque esas alianzas venían gestándose de tiempo atrás”.

Habrá que esperar si las investigaciones de las autoridades destapan delitos electorales durante los comicios de las corporaciones públicas que motiven nuevas investigaciones, imputaciones o medidas de aseguramiento; pero, por otro lado, cabe destacar que según los entes de control, ninguno de los candidatos a la Alcaldía de Barranquilla o la Gobernación del Atlántico tenía “antecedentes disciplinarios, penales, fiscales, o inhabilidades ni perdida de investidura” antes de las votaciones, resaltó RCN Radio.

Entre tanto, otros candidatos como Mario Fernández Acocer, cercano a los Char,  buscaba la reelección en la Alcaldía de Sincelejo, pero perdió con Andrés Gómez, que ganó con 49.304 votos y el respaldo de una colación de 4 partidos.

El poder de los Char se extendía hasta las alcaldías de Soledad, Puerto Colombia  y Galapa, municipios del Atlántico que ahora están en mano de coaliciones conformadas por los partidos Cambio Radical, partido Conservador, partido Liberal y partido de la ‘U’, de acuerdo con  con datos ofrecidos por la Registraduría Nacional.