La revista Semana recogió junto a ese dato otro más que indica que el 43,2 % de los ciudadanos encuestados que viven en Bogotá tiene ideas homofóbicas o discriminatorias.

Sin embargo, hay que aclarar que la nueva encuesta se aplicará este año en las 19 localidades de Bogotá y medirá, entre otras variables, el porcentaje de personas que se han sentido discriminadas por su orientación sexual.

La revista considera que si bien esas cifras no representan a la mayoría de los bogotanos, sí advierte que “aún hay un amplio sector de la sociedad con ideas homofóbicas”, que derivan en altercados como el registrado hace unos días en el centro comercial Andino.

En igual sentido se ha pronunciado El Espectador que en su editorial de este domingo pregunta “¿cómo lograr que ese tipo de agresiones nunca vuelvan a ocurrir y que, si pasan, el rechazo nacional sea al unísono?”.

El periódico se anticipó a las críticas que habitualmente llegan desde algunos sectores identificados de la sociedad –políticos de alto nivel, pastores cristianos y ciudadanos del común– que alegan “persecución religiosa” cuando el criterio editorial se impone sobre los prejuicios para cubrir algún tema de derechos de las personas LGBT.

Asimismo, tanto la revista Semana, como El Espectador y El Tiempo cuestionan el procedimiento de la Policía Metropolitana en el caso del Centro Andino que involucró a una pareja gay y un agresor que los señaló de cometer actos obscenos frente a un grupo de niños, cuando las cámaras de seguridad no evidenciaron en absoluto tales señalamientos.

“¿Se trató de un abuso de autoridad?”, preguntó el editorial de El Espectador en tanto que Semana y El Tiempo admiten que genera desazón la actitud de la autoridad al valorar como actos obscenos manifestaciones de afecto y cariño que, incluso, están debidamente señalados en el Código de Policía.