La información que entregó CityTv es que esta persona, de la que no se dio a conocer su identificación, falleció el martes “sobre las 8:30 de la noche” y su cuerpo quedó tendido a la entrada de la estación de Transmilenio Museo del Oro, en el centro de Bogotá.

Los restos del hombre fueron custodiados por transeúntes y personas que habitan en el sector, y de acuerdo con el noticiero la comunidad llamó a la red de ambulancias en busca de ayuda, pero la respuesta fue que “no podían realizar el levantamiento del cuerpo porque la labor le correspondía a Medicina Legal”.

“Perdió la vida ahí en la entrada a la estación de Transmilenio, y siendo las dos de la mañana no han venido a recogerlo”, aseguró a ese medio John Torres, un hombre del gremio taxista.

“Debería haber unos derechos para cualquier persona, un ser humano, porque lo triste es que lo taparon como un perro”, agregó Luis Perdomo, que se mostró molesto ya que el cuerpo estaba cubierto con una bolsa plástica.

“Son las 2:20 de la madrugada”, advirtió el periodista de CityTv desde el lugar de los hechos, minutos antes de que empleados de una funeraria llegaran para levantar el cadáver.

Como el caso generó indignación y quienes estaban allí señalaron que las autoridades distritales se mostraron negligentes, El Tiempo recogió la versión que entregó la Secretaría de Salud.

Allí se dice, de acuerdo con el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (CRUE), que la entidad recibió el reporte a las 9:43 p.m. y que hubo un tiempo de respuesta de 11 minutos. Además, que según primeras versiones el hombre, de aproximados 40 años de edad, convulsionó en vía pública y luego se desplomó.

El medio capitalino dice que según el registro del CRUE esta persona falleció a las 9:55 de la noche, y que según argumenta la entidad hizo acompañamiento al sobrino de la víctima hasta que a la 1:45 de la madrugada un coche fúnebre se llevó el cuerpo.

Su única familia era una hermana que vive en Ibagué y un sobrino en Bogotá. También se supo que el fallecido, antes de que se desplomara, estaba en compañía de un amigo en un club de lectura en Bogotá y que llegando a la estación presentó un dolor intenso. Fueron los profesionales de la ambulancia que lo atendieron quienes confirmaron su muerte”, explicó la entidad, versión que publicó El Tiempo.