El hombre, identificado únicamente como Diego, contó a El Tiempo cómo fue asaltado después de salir de su trabajo, en el sur de Bogotá. 

Manifestó que tomó un taxi en la avenida Primero de Mayo con avenida Caracas sobre la medianoche del pasado 29 de enero. Añadió que le pidió a un amigo, que lo acompañaba en el paradero, que tomara una foto del taxi en el que se iba, a modo de precaución.

Lamentablemente, la corazonada de Diego se hizo realidad minutos después, cuando desde el baúl del taxi saltó un hombre que lo empezó a ahorcar y golpear para diezmarlo y robarlo. 

Después de unos segundos de terror, el taxi se detuvo y allí fue cuando el conductor y el misterioso hombre que estaba en el baúl la emprendieron agresivamente contra el ciudadano y lo dejaron sin sus objetos de valor. 

El hombre contó, a ese rotativo, que le robaron su iPhone 8, una cadena, un reloj y 900.000 pesos en efectivo que llevaba consigo. 

Después del violento atraco, del cual afortunadamente sobrevivió, él pensaba que la foto del taxi que había tomado su amigo serviría para resolver el caso. Sin embargo, esto no fue así. 

Señaló que al hablar con la empresa a la que pertenecía el taxi, nadie le dio respuesta. Asimismo, dijo a ese periódico que pudo establecer contacto con la dueña del taxi, pero que ella no sabía cuál era el paradero del conductor y que el sujeto le había dejado el carro botado-

Este es el lugar en el que el hombre tomó el taxi:

Bandas que se dedican al paseo millonario no se han acabado 

A pesar de ser una modalidad muy antigua y de los controles constantes de las autoridades, casos recientes demuestran que este tipo de delito no se ha acabado en la capital del país. 

El pasado primero de enero, la Fiscalía descubrió la forma en que delinque una banda denominada ‘Los tomaseros’, cuyos integrantes son acusados de drogar y robar a varias personas. 

Las autoridades le estaban siguiendo la pista a uno de los delincuentes que haría parte de esta red desde marzo pasado, luego de que dos ciudadanos extranjeros fueran drogados y robados en medio de la inseguridad que se vive en Bogotá.  

La Fiscalía explicó, por medio de un comunicado, que gracias a interceptaciones telefónicas se descubrió la forma que empleaba la banda para abordar y robar a sus víctimas, a las que les suministraban el fármaco clonazepam.