Este caso fue denunciado ante el Tribunal de Cundinamarca por el representante a la Cámara por Bogotá David Racero, de la Lista de los Decentes, el cual señaló que este y otros nombramientos más, hechos por el canciller, desconocen los derechos de las personas de la carrera diplomática y consular, advierte el diario El Espectador.

El Tribunal, en primera instancia, le dio la razón a Racero y por ello declaró nulo el nombramiento de María Ximena Durán Sanín como cónsul en Londres. La magistrada Claudia Elizabeth Lozzi, quien está a cargo del caso, explicó que, al momento de ser nombrada la hija de Noemí Sanín, estaba disponible para ese cargo el funcionario Víctor Hugo Echeverri Jaramillo al estar escalafonado como ministro plenipotenciario y haber cumplido el período mayor de 12 meses de estancia en su despacho, detalla el mismo medio.

“Este es otro caso más de la mermelada y el clientelismo del gobierno de Iván Duque. El canciller Trujillo y el presidente obviaron lo dispuesto en el artículo 60 del Decreto-Ley 274 de 2000, al no nombrar a servidores de la planta de personal de la carrera diplomática que cumplían con los requisitos para acceder al empleo, al que vincularon de manera arbitraria a María Ximena Durán Sanín, en contravía del mérito que es uno de los principios fundamentales de nuestra democracia”, manifestó Racero a El Espectador.

Ahora, el Ministerio de Relaciones Exteriores, encabezado por Carlos Holmes Trujillo, y María Ximena Durán Sanín apelaron la nulidad del nombramiento y presentaron sus argumentos, los cuales, para ellos, demuestran la legalidad del proceso y la justificación del nombramiento, publica el rotativo nacional.

Para el representante Racero, estos hechos demuestran la incoherencia del gobierno Duque, el cual “habla de un supuesto compromiso con el fortalecimiento de la carrera diplomática”, pero “no ha tenido reparos para ubicar en el servicio exterior a personas cuyo único mérito son sus relaciones políticas y familiares”, finaliza El Espectador.