Primero fue con ruidos, y después pasó a decir “no se oye, mami, no se oye”, sin importar que la parlamentaria tratara de no perder el hilo de lo que decía, pues todos los presentes estaban prestándole atención, tal como lo mostró CM&.

Valencia intentó convencerla de que se calmara, pero fue inútil, y tuvo que dejarla a un lado, cosa que pareció no gustarle nada a Amapola, que se disgustó y reclamó con tono tierno, pero severo: “¡Te odio, te odio!”.

Todo esto ante la mirada de otros congresistas que en algunos casos no disimulaban, o no sabían cómo aguantar la risa. Sin embargo, ella solo pareció fruncir un poco el ceño y prosiguió como si nada con su intervención, mientras que Amapola no volvió a interrumpir.

Aun así, situaciones como esta han sido de lo más común en época de pandemia, cuando los padres se ven obligados a dividir sus horas laborales para atender las labores del hogar y a sus hijos por igual.

Además, los menores demandan incluso más atención por verse encerrados durante tanto tiempo, sin importar que tengan labores escolares, lo que es todo un reto para los padres en cualquier situación.

Este es el video del curioso episodio que, para el noticiero, demostró que hijo de tigre sí sale pintado: