El hombre manifestó ante Noticias Caracol y Citytv que como había protestas, muchos delincuentes aprovecharon para infiltrarse y él se dejó influenciar por ellos para robar el bus del SITP y estrellarlo contra el supermercado, ubicado en la localidad de Ciudad Bolívar, sur de Bogotá.

“Yo soy conductor, yo no… Yo decidí montarme en el bus y pues… me dejé llevar de los delincuentes, de todo […]… Sí, yo la embarré al llevar el SITP”, aseguró el señalado en esos informativos.

El hombre reconoció, en esos medios, el peligro que su actuar significó para los empleados del ARA afectado, y ofreció sus disculpas a la comunidad del sector.

“Pido perdón y disculpas a Ciudad Bolívar. Que me disculpen que yo soy inocente”, concluyó Galvis.

Por esos actos vandálicos, que sucedieron el 22 de noviembre, al señalado le imputaron cargos de hurto calificado agravado y perturbación a medio de transporte público oficial, que él aceptó, y por eso un juez decidió enviarlo a la cárcel.