Así lo confirmó el general Ricardo Augusto Alarcón, comandante de la Policía de Barranquilla, que en diálogo con Emisora Atlántico dijo que desde el FBI se contactaron con la institución para establecer las causas que desencadenaron la muerte del extranjero, de 31 años de edad, informó Zona Cero.

La presencia de las autoridades norteamericanas tiene que ver con que hasta el momento no hay claridad sobre los hechos, pues según contó el oficial el personal de seguridad del hotel alertó a la Policía sobre un hombre que se encontraba aparentemente alterado.

Cuando los uniformados ingresaron al sitio encontraron al hombre “en los corredores del hotel, semidesnudo y en aparente estado de exaltación”, agregó el general Alarcón en la emisora.

El oficial también explicó, citado por ese medio, que según el reporte de sus hombres el huésped, en presencia de las autoridades, “salió corriendo de manera sorpresiva y subió a la terraza para luego caer de un séptimo piso”.

Si bien hasta el momento no hay claridad sobre si el extranjero saltó al vacío o cayó de forma accidental, el general Alarcón detalló que precisamente por eso es que se manejan dos hipótesis: “Si se lanzó porque estaba bajo los efectos de la droga o el alcohol, o si saltó de manera voluntaria”.

El Heraldo también recogió este caso y encontró que Winkel Zachary habría llegado a Colombia hace unos dos años, que era un filósofo, que vivía con su esposa barranquillera y sus dos hijos pequeños.

Además, que tuvo vínculos académicos esporádicos con una universidad y un colegio, en donde trabajó sin tener un vínculo laboral.