Se trata del mismo caso en el que el excomandante de la Policía Rodolfo Palomino ya fue acusado por tráfico de influencias.

En ese proceso, el exgeneral fue señalado de haber presionado a la fiscal Sonia Lucero Velásquez para evitar la captura del empresario Luis Gonzalo Restrepo Gallo, en 2014.

Sin embargo, esa no habría sido la única vez que le habrían pedido a Velásquez alterar el proceso. De acuerdo con Semana, en una grabación se oye que la fiscal Gina Cabarcas le comunicaba un supuesto mensaje del entonces fiscal general, Eduardo Montealegre, pidiéndole que no se le librara orden de captura contra Restrepo Gallo, sino que fuera citado a indagatoria.

La fiscal dijo haberse negado, no solo porque la orden ya se había emitido, sino porque de haberlo hecho también tendría que levantar las órdenes de captura de otros 10 involucrados y de paso temía incurrir en prevaricato.

En el audio se oye que Cabarcas también le pide el “favor” a Velásquez de compartirle el sustento jurídico del proceso, lo que a la fiscal le pareció extraño pues la insistencia en el caso se sumaba a lo vivido días antes con Palomino, que incluso habría ido a su residencia y le hizo varias llamadas telefónicas supuestamente orientadas a hacer que la fiscal desistiera del operativo contra Restrepo.

“Aquí me visitó en mi apartamento el general Palomino para lo mismo. Esto ya no me gusta. Me pidió que no lo vinculara (a Gallo)”, habría manifestado la funcionaria, de acuerdo con Semana.

Velásquez habría tenido que ponerse enfática, explicando que no había argumentos para reversar su decisión, por lo que Cabarcas se habría dado por vencida, diciendo que le comunicaría sus respuestas a Montealegre.