Ernesto Samper narró este episodio en una entrevista que le concedió este lunes a Vicky Dávila, en W Radio, luego de recordar que a él también le quitaron la visa (en 1996) siendo el presidente de Colombia y que por eso planeó un viaje a la ONU, en Nueva York, para formular la denuncia.

Efectivamente en septiembre de ese año cuando me iba a dirigir a Naciones Unidas le metieron droga al avión presidencial… además de mala calidad, ni siquiera se tomaron el trabajo de ponerla de buena calidad, porque era una operación en la que seguramente estaban metidas autoridades colombianas y norteamericanas, que pretendían que yo llegara cargado de droga al avión. Me iban a hacer un escándalo porque el señor (Robert) Gelbard, que era encargado de la lucha antidrogas, había dicho que si yo iba a Estados Unidos no volvería a Colombia”, comentó Samper en la emisora.

Luego de eso, el expresidente dijo que le tocó contratar avión en una aerolínea colombiana “para que no hubiera ninguna posibilidad” de que le volvieran “a sembrar la droga”.

“Me acuerdo que el día anterior, yo dije: ‘si a mí me pasa algo en EE. UU. yo prefiero suicidarme’. Yo llevaba una pastilla de cianuro en el bolsillo de atrás, me la había diseñado un médico amigo. Me la preparó porque yo no sabía que las dosis son muy importantes: si uno se toma una pastilla que no es puede quedar como Pastrana…” bromeó.

Por eso, si al llegar a EE. UU. lo hubieran capturado, Samper aseguró que no dudaba en tomarse la pastilla, pues él no se iba “a dejar coger vivo”.

Samper dijo en la entrevista que recuerda este episodio debido a que EE. UU. les quitó la visa a tres magistrados de las altas cortes, situación con la que él se muestra en discrepancia porque cree que es una forma de presionar e intimidar a los magistrados.

“Los gringos son especialistas no solamente en el garrotazo, sino en la amenaza del garrotazo. La utilizan para amedrentar, para intimidar, para poner a la gente en guardia”, dijo, y resaltó que con esa decisión la justicia norteamericana “ha llegado a un extremo que es inaceptable”.

Esta es la entrevista completa de Samper en W Radio (habla del cianuro a partir del minuto siete):