“Cuando a mí me imputaron cargos en la Fiscalía, me pusieron tres delitos: daño en bien ajeno, daño al transporte público y terrorismo, lo cual sumó 23 años de cárcel. A mí me dieron más cárcel que a una persona que viola y mata aquí en Colombia”, dijo Daneidy Barrera, en un video que circula en redes.

La joven contó que en un principio contrató a una abogada que fue la que “entregó” sus redes sociales a la justicia, y que por eso la dejó sin trabajo, y que después se hizo a los servicios de otro abogado que la convenció de “que aceptara cargos” que así le rebajan la pena a la mitad.

O sea, 13 años y me entregaban mis redes sociales, y nunca me las entregaron y yo acepté cargos. Luego conseguí otro abogado que me dijo que me quitaba la pena y todo eso, y que quedaba libre”, contó la cuestionada influenciadora.

En su relato, Barrera se comparó con el caso de Lady Tabares: “Realmente, a mí me hubiera podido pasar lo mismo que a la ‘Vendedora de rosas’”.

Al final del video, Barrera se lamentó porque le “tocó devolver” paquetes de publicidad “de muchísimos millones” que ya tenía vendidos, y aseguró que tuvo que pagar la multa que le impusieron con el trabajo de estilista.

“Le agradezco muchísimo a la juez por haberme quitado ese delito (el de terrorismo), porque ese sí me metía a la cárcel”, explicó, y dijo que la razón por la que volvió a grabar videos es porque su caso pasó a la Corte Suprema de Justicia y la condena todavía no está en firme.

Los hechos por los que la Fiscalía acusó a la joven por vandalismo ocurrieron el 22 de noviembre de 2019, en la estación Molinos de Transmilenio, y el delito más grave que le imputó la Fiscalía y que la tuvo con un pie en prisión fue, específicamente, el de instigación a delinquir con fines de terrorismo.