El Ejército dijo que la administración del talento humano “es dinámica”, y que por eso los procesos de incorporación y retiro del personal militar, “que se producen por diferentes causales, son permanentes” conforme a lo dispuesto por la ley.

En cuanto al caso puntual de los oficiales, señaló, en el boletín: “es preciso comunicar que el proceso de retiro del personal militar se inició desde el pasado mes de abril y finalizó el 22 de mayo, cumpliendo todos los procedimientos”.

La institución dejó claro que el retiro de los militares será “sometido a concepto previo de la Junta Asesora del Ministerio de Defensa, donde se estudian los casos de forma particular”, y que de ahí se tomarán las decisiones a las que haya lugar.

La orden de retiro del servicio la dio el Ministerio de Defensa, y aunque no entregó detalles sobre las razones esta decisión se conoce en medio del escándalo por el espionaje militar a periodistas, opositores y defensores de derechos humanos, y de una investigación interna por corrupción.

El documento, citado por Efe, se explica que el retiro de los uniformados es de forma “temporal con pase a la reserva por llamamiento a calificar servicio”.

Los descabezados son los coroneles Javier Alexander Silva Rodríguez, Mauricio Enrique Ruiz Espinosa, Wuilfredo Andrade Rojas, José Elkin Robles Alvarado y César Fabián Flórez Sánchez.

También figuran el mayor John Jairo Vélez Vergara y los capitanes John Freddy Novoa León, Luis Humberto Romero Uribe y Gerardo Antonio Martínez Calderón.

“En el evento de existir información que pueda tener alcance penal o disciplinario en contra de los oficiales señalados, el Comando de Personal del Ejército remitirá dicha información a las autoridades competentes”, se lee en la Resolución.