Según la hoja de vida de Burgos Martínez, publicada por la Cancillería de Colombia, se graduó en la universidad como médico cirujano en 1981, e hizo una especialización en medicina interna y cardiología en 1989.

Desde entonces, el galeno empezó a ejercer su profesión en diferentes centros médicos del país.

El primero fue el Hospital Central Militar, donde duró 24 años (ingresó en 1989 y se retiró en el 2013). Paralelamente, Burgos Martínez trabajó en la Clínica Juan N Corpas. Allí ingresó en el año 1998 y se retiró en 2013.

Posteriormente, se trasladó a Montería, Córdoba, donde ingresó a IMAT-Oncomédica como coordinador de la dependencia de cardiología, en 2013 (no se especifica fecha de retiro).

De igual manera, en 2015 se vinculó al Hospital San Jerónimo, en la capital cordobesa, en el que fue cardiólogo hasta marzo de este año.

Ahora, Martínez Burgos será el remplazo de Juan Claudio Morales, aunque, de acuerdo con el portal la Silla Vacía, ese cargo estaba pensado para la directora del Centro Democrático en Córdoba, María Teresa Haddad, esposa del médico, pero ella rechazó la oferta.

El otro candidato era el uribista Daniel Cabrales, yerno de Haddad, según el medio, pero al fin el nombramiento no se dio.

Burgos Martínez fue designado como embajador de Panamá el 11 de abril, según Canal Uno, aunque ese medio lo presenta con su segundo nombre (Antonio) y como un supuesto abogado.

La Cancillería, por su parte, publicó la hoja de vida del médico este lunes, y lo presenta como aspirante “a prestar sus servicios en el cargo de Embajador de Colombia ante el Gobierno de la República de Panamá”.

No obstante, el portal aseguró que se comunicó con el Ministerio de Relaciones Exteriores para conocer los argumentos por los que Martínez Burgos fue nombrado embajador en Panamá, pero el Gobierno no dio respuesta.

Por su parte, Haddad dijo, indicó La Silla Vacía, que no haría pronunciamientos hasta que se oficializará la designación de su esposo.

Este nombramiento se suma a los otros tantos que han sembrado dudas en la oposición, como el de la suegra del abogado uribista Abelardo de la Espriella, en el consulado de Miami.