Un día después de desatar la polémica, que no solo se quedó en redes sociales sino que trascendió a discusiones en emisoras como Blu Radio, Margarita reconoció que no fue su trino más acertado y que los problemas con los símbolos patrios es solo suyo.

“Me arrepiento de mi comentario innecesario e inoportuno en momentos de tanta angustia como este”, añadió la también columnista.

Además de disculparse, De Francisco sumó un compromiso con su comportamiento, por lo menos para estos tiempos de crisis que vive el mundo: “no alimentar más el caos con mi propia violencia”.

Su nuevo mensaje, así como el anterior, dividió las opiniones de sus seguidores, pues muchos consideraron que no debía disculparse, mientras otros le siguen ‘dando palo’ por insinuar que la bandera servía más para limpiar.