Maira publicó un video en el que narra los dramáticos momentos que ha vivido por culpa del hombre que, incluso, ha amenazado en varias oportunidades con matarse si la mujer no está en una relación sentimental con él. La denuncia más grave, por acceso carnal violento, la puso la mujer el pasado 4 de diciembre; sin embargo, según ella, las autoridades no han hecho pese a que les ha presentado todas las pruebas en contra del sujeto.

“Abro la puerta, entra, me tira al piso, caigo boca abajo, comienza a tocar mis partes íntimas. Intenté gritar, me tapaba la boca, me ahogaba, sacó un destornillador que tenía en la maleta y me amenazó. Me viola, aunque le suplicaba que no lo hiciera, que me perdonara, que íbamos a volver, pero nada de eso le importó. Cuando terminó le dije que se fuera, pero dijo que no, porque quería otro”, contó Maira en el video en el que le hace un llamado de urgencia a las autoridades pidiendo ayuda.

“Por suerte estoy viva, porque fue él que me dejara ir sino que fue gracias a los celadores del conjunto. Viendo casos de otras mujeres veo que tienen más voz estando muertas”, agregó.

Según la joven, la primera denuncia fue en junio de 2019 cuando el sujeto intentó besarla a la fuerza y le causó graves daños en sus labios “me causó sangrado”.

“Es obsesivo, me trata mal cuando no le pongo atención. Quiero que lo citen para que deje de molestarme. Tengo miedo ya que me ha amenazado de muerte, donde dice que si me ve con alguien me mata y luego se mata él”, indica la mujer leyendo el documento en el que quedó constatada la lesión por la que Cortés tuvo que pagarle 100.000 pesos, pero nunca se alejó de ella.

La segunda demanda, el 29 de junio de 2019, señala que el hombre intentó ingresar a la vivienda de Maira en alto estado de embriaguez argumentando que iba a dormir ahí; sin embargo, ante la negativa de ella, la agredió verbal y físicamente sujetándola del cuello, asfixiándola, golpeándola y provocándole 10 días hábiles de incapacidad. “Con esta demanda nunca pasó nada. Nunca nos citaron”.

La tercera vez que el hombre agredió a Maira, esta vez ocasionándole nuevamente graves lesiones en los labios al intentar besarla a la fuerza, la Comisaría de Familia de Zipaquirá le dio medida de protección dirigida a la Policía del mismo municipio.

“Tuve que irme de Zipaquirá, no puedo salir sola, no puedo salir a la calle. Cuando veo personas parecidas a él siento miedo. Sé que la Fiscalía dirá que por el COVID-19 no ha hecho nada, pero hoy se cumple un año de la primera denuncia y mi agresor anda libre. Hay gente que me dice que cómo puede estar ese tipo tomando al lado mío como si nada”, enfatizó la mujer en el video.