En la denuncia, divulgada por Semana, el testigo — al que la revista le guardó su identidad por seguridad— dijo que el general Fajardo, que después de ocupar ese cargo se convirtió en el segundo comandante del Ejército, le pedía dinero para viajes de él y su familia a Estados Unidos, así como celulares para sus hijos.

“El general me decía: ‘Hermano, me voy pa’ Estados Unidos, necesito 5 millones de pesos’ (…). Uno lo piensa, hp, bueno, y busque y haga papeles para legalizar esa mierda. ‘Hermano, que mi señora se va para Estados Unidos y necesita un millón de pesos y asignarle un hp carro por allá, para que ande con los hijos’, en no sé dónde, en Orlando creo que era. Bueno, corra hp a buscar esa mierda”, relató el oficial.

De igual manera, el militar también relató que le entregó “irregularmente” cerca de 2.500 dólares al general Fajardo para un viaje que este hizo hacía Norteamérica.

Asimismo, el militar denunció que el entonces jefe del Cedoc le ordenó cambiar los tapetes de las instalaciones, pese a que ese dinero no estaba incluido en ningún presupuesto.

Como 20 millones en tapetes. Qué cambalaches cree que le toca hacer a usted hp, por lado y lado, para cumplir esa orden; cuando no está planeado, no hay presupuesto para esa mierda”, manifestó.

En cuanto al origen del dinero, el denunciante aseguró que lo consiguió “de los proveedores y del que subiera”, y que para darle apariencia de legalidad a los gastos, los camuflaban con actividades como el día de la familia, el de la madre y hasta de la secretaria y el psicólogo.

“Porque él me pedía cuentas, me subía a la oficina: muestre un cuadro con todas las partidas, número de proveedores, saldo, por cuánto fue, cuánto queda. Me controlaba, tenía el cuadro y me llamaba a la oficina, a veces me daba la una de la mañana allá encerrado”, declaró.

La presión que vivió el testigo fue tan grande, dice él, que se enfermó tanto que pidió que lo sacaran del cargo administrativo que ocupaba en el Cedoc.

“Me fui hospitalizado; de tanta maricada me dio un hp patatús y me hospitalizaron. Todos los signos vitales me bajaron, casi me infarto […]. Entonces dije: ‘De aquí para adelante, yo no le ayudo a más nadie en esta mierda. Coman mierda, tanto problema y usted qué, lleno de deudas no más. Entonces ahí le dije al jefe de Estado Mayor: ‘No, mi coronel, solicito reléveme de ese cargo ya, yo no quiero trabajar más ahí”.

Semana asegura que envió un cuestionario al general Fajardo sobre esta denuncia, pero hasta la publicación de la nota, en la mañana de este domingo, no envió las respuestas.

Por su parte, la declaración del oficial ya está en manos de la Fiscalía y la Procuraduría.

En video, la denuncia del oficial: