Todo comenzó cuando el director de información de El País, de Cali, Diego Martínez Lloreda, publicó en Twitter un video con la intervención de Monsalve en un acto “por la vida y la paz” en la plazoleta de San Francisco, centro de la capital del Valle.

Para Martínez Lloreda, se trata de una “inaceptable intervención en política del arzobispo”.

Entre otras cosas, Monsalve ataca a los medios de comunicación y habla de “crímenes electorales” que ya “se vienen sintiendo como la manipulación, el querer asaltar la voluntad popular que se manifiesta en encuestas y querer golpear de manera absolutamente inaceptable abusando del poder mediático. Medios entre nosotros que abusan de sus suscriptores, de quienes tenemos que leerlos para meternos páginas enteras de calumnias, de difamaciones”.

También menciona a “otros” que abusan de la justicia “para hacerla intervenir en forma indebida quince días antes de elecciones, para una citación quince días después”. Aseguró que “esto no tiene nombres ni colores de partidos. Estos son atropellos inaceptables, como es inaceptable la compra venta de votos, como es inaceptable cualquiera de esos crímenes que quieren el fraude”.

Gómez, director del informativo ‘6 AM Hoy por hoy’, aseguró que “la gente ha tratado de leer entre líneas” el discurso del prelado, y admitió que “un hombre de fe” pueda preocuparse por la situación de su país, pero después ofreció una primera reflexión: “Mucho contribuirá a que tengamos una escena política sana si los hombres y mujeres de fe se dedican a eso: a la fe, y se abstienen de caer en la tentación de transitar por ese valle de lágrimas que es la política”.

“Y lo digo no solamente por los prelados católicos. También estoy hablando de los pastores cristianos y toda persona dedicada a los quehaceres religiosos, a la que se le pase por la cabeza una especie de catecismo proselitista. No lo hagan, de verdad. Desde tiempos de la Independencia ese ha sido uno de los factores desestabilizadores de esta joven nación”, agregó Gómez.

De hecho, al comienzo de su intervención, Gómez dijo que cuando observó a Monsalve se sintió “viendo un video de los años 30”. Quizá se refería a las aciagas épocas en las que obispos como Miguel Ángel Builes utilizaban los púlpitos en Antioquia para influir en los feligreses con su agresiva prédica contra los gobiernos liberales y contra el comunismo, atizando el odio que desembocaría en el conflicto político que dejó cientos de miles de muertos; y contra avances de las mujeres como montar caballo o vestirse con pantalones.

Históricamente, los religiosos han tenido una puerta abierta, agregó Gómez, y sostuvo que esa puerta “se les ha tratado de cerrar desde 1991 con la institucionalización de un Estado laico. Pero a esa puerta hay eminencias, como monseñor Monsalve, que le están tratando de meter el pie cada vez que pueden, a ver si no la podemos cerrar y a ver si no le podemos poner llave definitivamente”.

“Llave, monseñor [Monsalve], como la del sagrario, donde tampoco deben meterse los políticos”, subió el tono el periodista. “Con enorme respeto, con enorme aprecio, le digo a monseñor de manera colombianamente coloquial, que todo funciona mejor cuando cada loro está en su estaca. Esto de la política y la religión puede salirnos muy mal”.

Este es el video del discurso de Monsalve, difundido por Diego Martínez Lloreda: