María Victoria Obregón, como fue identificada la víctima, tenía 62 años y fue encontrada en su casa del barrio Salamanca, en el municipio atlanticense, informó El Heraldo.

Obregón había sido vista por última vez el pasado miércoles 11 de marzo, pero la situación no había despertado mayor sospecha, pues los inquilinos de la casa continuaban con sus rutinas sin novedad, agregó el diario barranquillero.

No obstante, de acuerdo con el rotativo, este sábado un fuerte olor que salía desde la casa de la mujer comenzó a despertar sospechas entre los vecinos.

Cuando entraron al lugar, los temores de todos se hicieron realidad, pues encontraron muerta a la señora María Victoria, con claros signos de violencia, en ropa interior y amarrada en una silla. De inmediato, avisaron a las autoridades.

El Heraldo, citando a los habitantes del sector, destaca que, por las características del crimen, “todo apuntaba a que los inquilinos serían los responsables” de este asesinato.

Gloria Palacios una de las hijas de Obregón, mencionó un robo por parte de los inquilinos como posible causa del asesinato. En declaraciones recogidas por el medio regional destacó: “Intuimos que lo que pasó fue que esa gente aprovechó la madrugada para robarle. Ella seguramente escuchó ruidos, se levantó y ahí la atacaron, porque en la casa todo se encontró revuelto, no estaba el televisor, el computador ni varias cosas que ella tenía”.

Según información ofrecida por los vecinos y los familiares de la señora María Victoria, ella alquilaba habitaciones a venezolanos y dos personas vivían con ella en la casa cuando ocurrió el crimen.

La hija de la víctima agregó que “ella le alquiló a una pareja. Ellos le pagaban diario, nosotros no los conocíamos muy bien, pero estamos seguros de que ellos fueron los que le hicieron esto”.