Por lo mismo, el menor, al que su mamá llamó Lucrecia y educó como mujer, les dijo a sus familiares, amigos y profesores que dejaría de usar ropa de niña, y les pidió que lo empezaran a llamar ‘Joaquín’, pues él se identificaba con el sexo masculino, informó la Corte Constitucional en un comunicado.

En busca de “respeto a su identidad”, señaló el alto tribunal, Joaquín, a través de su representante legal, solicitó de manera legal que se le modificara en sus documentos el nombre de Lucrecia por el que él eligió, y el sexo femenino por el masculino. Pero la notaría que atendió el caso negó la petición porque “no se aportaron conceptos médicos en los que demostrara que el niño adelantó un proceso de reafirmación de su identidad de género, y no advirtió el consentimiento libre, informado y cualificado del solicitante”.

Por eso, el caso llegó hasta la Corte Constitucional que determinó que como “no existe un mecanismo notarial para la modificación del elemento sexo del estado civil de los menores”, la omisión de la solicitud es un “incumplimiento de las obligaciones que tiene el Estado de garantizar y proteger el desarrollo de la identidad de las personas, el cual se refuerza en los casos de los menores de edad”.

El alto tribunal aseguró que el niño cuenta con la capacidad para decidir y que su decisión fue cualificada, libre e informada, y cuestionó que la Notaría exigieran pruebas médicas para atender la solicitud del menor, pues “la protección de las diversas manifestaciones de la identidad de género no puede estar sujeta a pruebas médicas, legales o administrativas dirigidas a demostrar o ratificar esa identidad. Por el contrario, el respeto y la protección de esas manifestaciones debe activarse cuando se advierte la decisión libre y autónoma de los individuos”.

Así entonces, la Corte ordenó que los documentos de identidad del menor queden con el nombre de Joaquín y el sexo masculino, lo que lo convierte, de acuerdo con el periodista Felipe Zuleta, de Blu Radio, en el primer menor trans en modificar sus documentos sin presentar alguna prueba de su condición sexual.