Este viernes las camas de Unidades de Cuidado Intensivo (UCI) en Bogotá llegaron al 89,9 % de ocupación, con lo cual quedaban 196 camas para atender pacientes con COVID-19, un hecho que pone a la ciudad al borde de una situación crítica en el tercer pico de la pandemia.

De acuerdo con Claudia López, alcaldesa de Bogotá, el solo jueves esa ocupación creció el 2 %, “bastante para un solo día”. Y según el reporte que recibió del Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (CRUE), este viernes por la mañana, sigue habiendo en promedio unas 300 solicitudes de UCI promedio diarias.

“Aunque eso es bastante alto, todavía lo podemos manejar. Pero si siguiéramos al 2 % por día, pues en 5 días estaríamos al 100 %”, advirtió López en Caracol Radio. “Por eso, para este viernes, el sábado y el domingo, que la ciudad está en cuarentena estricta, le ruego a la gente que, por favor, se quede en casa: tres de cada diez personas que salen se contagian. Eso es bastante alto”.

La alcaldesa advirtió que la ciudad está llegando al límite de la capacidad manejable en cuidado intensivo. “Estamos en el peor momento de esta pandemia desde que empezó en enero del año pasado”, subrayó en la emisora. “Es difícil porque es justo el momento en que la gente está más cansada, más afectada, casi más desesperada de tener restricciones en su vida, de tener que andar siempre con tapabocas, de no poder salir todos los días”.

Estamos, desafortunadamente, en la tormenta perfecta: no tenemos vacunas, la gente no se está cuidando, el nivel de adherencia a las medidas de cuidado es cada vez más bajo y el nivel de ocupación [de UCI] y contagio es muy alto”, resumió López. “Eso nos pone entre la vida y la muerte. Son dos semanas muy críticas. Estamos expuestos al riesgo de que empecemos en algún momento a non tener la capacidad de atender a la gente”.

Para López, si a Bogotá le pasara lo que le ha pasado a Antioquia, “que empezó por tener 20 pacientes en fila para UCI y no poderlos atender y va en 300, eso trasladado a las proporciones de Bogotá puede equivaler a tener 1.000 pacientes en fila y no poderlos atender”.

(También puede leer: “Vayan más despacio”, dice Gobierno a alcaldes para que le bajen a vacunación: Darcy Quinn)

“Es tener que poner a los médicos en lo que nunca quieren hacer: un médico siempre quiere salvar al paciente, no tener que escoger a quién se atiende y a quién no. Eso es algo que hasta ahora nunca hemos tenido que hacer en Bogotá y que, si durante estas dos semanas nos cuidamos estricta, estrictamente, tendríamos que poder evitar”, recalcó.

Preguntada por sí estaba viendo que el próximo domingo tendría que tomar nuevas medidas y fuertes, respondió: “Sí, yo sí creo. Hoy a las 5:30 de la mañana recibí el primer reporte del CRUE, y seguimos a 300 o 320 solicitudes de UCI. Eso es bastante alto. Si seguimos evolucionando así, lo previsible es que sigamos creciendo uno o dos puntos de ocupación UCI”.

Esa es la razón por la que le pidió al ministro de Salud que anticipara al domingo el Comité Epidemiológico Nacional, “para decidir qué medidas tomar”. Después hizo un comentario como para que la ciudad se vaya preparando: “Todas las propuestas están sobre la mesa. Estamos en un momento en que no se puede descartar ninguna. Lo pedí [el comité] el domingo, justamente para que podamos tener los datos del jueves, viernes y sábado confirmados”.

“Está claro que estamos entrando a la peor fase de la pandemia. Lo que tenemos incertidumbre es qué tanto va a durar. Esto no es por asustar a los ciudadanos, ni por intimidarlos. Aquí no estamos jugando al lobo. Aquí estamos enfrentando una pandemia de verdad, que mata. Mortal”, insistió.