Según Vargas Lleras en su columna ‘SOS por clínicas y hospitales’ en El Tiempo, las Entidades Promotoras de Salud (EPS) en Colombia están ahondando en esfuerzos para enfrentar la pandemia por el COVID-19 pese a tener problemas de liquidez, excepto estas, por lo que hizo un llamado a la Superintendencia de Salud a actuar frente a estas dos empresas “que deberían ya haber sido liquidadas”.

“¿Qué está esperando? ¿El pico de la crisis? Hay que distribuir de inmediato a estos 5 millones de colombianos entre las demás entidades del sector”, destacó el exvicepresidente en el diario, y señaló que la solución para preparar las clínicas y hospitales para hacer frente a la pandemia durante las próximas semanas, que serán críticas, “es el desembolso inmediato de los recursos directamente, sin la intermediación de las EPS”.

Coomeva le salió al paso a Vargas Lleras y, a través de una carta citada por el medio, afirmó que desde hace más de 10 años tiene una acumulación de cuentas por pagar por parte del Gobierno de cerca de un billón de pesos, la misma plata que les deben a los prestadores de salud; sin embargo, la EPS aseguró en la misiva que dio a conocer el rotativo, que con el apoyo de sus accionistas ha realizado pagos a la red asistencial por más de 2,2 billones de pesos al año.

“Gracias a la inyección de recursos mediante capitalizaciones por $ 260.000 millones y a los $ 140.000 millones de los créditos de Findeter”, añadió Coomeva en la carta citada por el diario.

Destacó además que la Superintendencia de Salud aprobó el Programa de Recuperación presentado por la EPS y reconoció el mejoramiento de la tendencia y el cumplimiento de varios indicadores de gestión, agregó El Tiempo.