Según la denuncia de los padres de tres menores, dos de 13 y uno de 14 años de edad, la Policía los sancionó con un comparendo de 282.000 pesos, a cada uno, porque los niños habrían gritado “¡empanadas!” cuando el uniformado pasaba frente a ellos, informó La FM.

Los menores, residentes del vecino municipio El Castillo, fueron sancionados por su supuesta conducta de irrespeto a la autoridad y “retenidos por varias horas en la estación de Policía”, indicó un familiar citado por la emisora.

Además, asegura el medio, los niños fueron “obligados a barrer y a trapear” el sitio, mientras esperaban a que sus padres llegaran a recogerlos.

“Los tres menores fueron a montar en bicicleta al municipio de El Dorado. Al regreso, los chicos se encuentran en la vía con un policía quien al parecer malinterpretó a los jóvenes que iban gritando, después de la jornada deportiva, que fuesen a comer empanadas”, alegó la abogada defensora, Sonia León, mencionada por La FM.

La defensora también agrega que cuando los padres llegaron a la estación policial, casi 2 horas después, se encontraron con el comparendo porque “sus hijos violaron el artículo 35 numeral 1 del Código Nacional de Policía, que corresponde al castigo por irrespetar a la autoridad”.

Por la multa, que ellos consideran “un atropello”, los padres interpusieron recurso de reposición ante la inspección de Policía para que sea revocada.

Finalmente, piden que investiguen el proceso, ya que habría irregularidades por presuntamente los menores fueron retenidos sin presencia de la Policía de Infancia y Adolescencia, Personería o Comisaría de Familia, y los habrían puesto a cumplir funciones que no les corresponden, concluyó la denuncia de la cadena radial.