Y no solo ella, sino su esposo José Félix Lafaurie que durante el gobierno de Iván Duque volvió a administrar los millonarios recursos del Fondo Nacional del Ganado.

El periodista develó los lazos de amistad con el “temible” oficial en una columna de El Espectador en donde destaca que la “JEP está funcionando” porque contribuye al establecimiento de la verdad, la reparación y la no repetición de crímenes.

Akerman recogió las declaraciones que entregó a magistrados de la Sala de Reconocimiento de Verdad y Responsabilidad de la JEP, el coronel Heber Hernán Gómez Naranjo que, en versión libre, contó las “barbaridades” del batallón.

Entre ellas, la tortura y el asesinato de civiles que luego hacían pasar como guerrilleros dados de baja en combate y “realizar operaciones conjuntas entre las Autodefensas y el Ejército de una manera coordinada y estructurada”, agregó el columnista.

De hecho, el coronel Mejía recibía un pago mensual de hasta 30 millones de pesos que eran financiados por la cúpula del Bloque Norte de las AUC, luego de un pacto entre Rodrigo Tovar Pupo, alias ‘Jorge 40’, Hernán Giraldo, ‘Tolemaida’, ‘Omega ‘y ‘39’, reseñó el periodista.