Luego de salir y regresar, Daniel Coronell responde varias preguntas que rodean la sonada polémica de su tire y afloje con el fundador y director de la publicación que lleva su columna.

Es precisamente en ese espacio que tiene nuevamente en la revista que este fin de semana aborda algunos interrogantes, entre los que se destaca el del dinero de por medio que pudo haber para que aceptara volver: “No voy a recibir ni un centavo más por mi trabajo. Ni Semana, ni yo, planteamos un aumento de honorarios en las conversaciones en las que me invitaron a volver”, aclara Coronell.

Enseguida, aclara que “no mezclamos una conversación periodística con un tema de compensación económica” y añade que “no podría vivir de lo que me pagan por escribir esta columna, ni aspiro a eso”.

En la página que aparece en la edición de esta semana, que lleva en portada el caso de la muerte de Helena Laserna, Daniel también asevera que su relación con Semana quedó “fortalecida” luego de la controversia, que “siempre es posible reconciliarse”, aunque reconoce que le “dolió mucho la manera como esto sucedió”, y deja claro que seguirá buscando la verdad, así eso signifique discrepar con la misma revista.

“Vuelvo porque Semana garantiza que seguiré escribiendo con total independencia. Esa independencia incluye la posibilidad -presente y futura- de manifestar mi desacuerdo con la propia revista y de atenerme a las consecuencias de hacerlo”, escribió.