Miriam Daza, mamá de Alfonso, viajó ese mismo mes al país gaucho para comenzar el trámite de repatriación del cadáver de su hijo; sin embargo, las autoridades argentinas no le permitieron trasladar el cuerpo debido a que iniciaron una investigación para determinar si su muerte había sido por suicidio o asesinato, informó Noticias Caracol.

Solo hasta el pasado 16 de marzo, Miriam recibió el permiso para regresar a Colombia con el cuerpo de su hijo; para esa época, el coronavirus ya había llegado a América Latina, por lo que no pudo conseguir un vuelo para volver al país, indicó Noticias RCN.

Ante esa situación, la mujer tuvo que esperar un vuelo humanitario que la devolviera a Colombia; fue así como hasta el pasado 4 de mayo pudo aterrizar en Bogotá, donde su calvario continuó, señaló el mismo noticiero.

Miriam, cuyo destino final es Montería (Córdoba), debe permanecer en aislamiento durante 14 días en la capital, donde no solo paga su estadía en un hotel, sino también su alimentación y cupos funerarios para mantener el cuerpo de su hijo, indicó el informativo.

Todo esto, según el testimonio de la mujer al medio, “tiene un costo de alrededor de 6 millones de pesos”, y ella no está en capacidad de suplir esos gastos.

“Ruego un vuelo humanitario para llevar el cuerpo de mi hijo hacia Montería y darle una cristiana sepultura”, concluyó Miriam.