El tema lo trae a colación el diario El Tiempo este jueves y hace referencia a la demanda que interpuso el contralmirante Gabriel Arango Bacci contra el Estado por 7.700 millones de pesos tras haber sido detenido por cerca de un año y medio de forma injusta.

La decisión con la que se negó la demanda de Bacci concluyó en su momento que “el daño ocasionado con la privación de su libertad no puede ser considerado especial, ya que la imposición de una medida de aseguramiento cumple con los requisitos prescritos por la ley”.

Además, argumenta que la Fiscalía cumplió con todos los requisitos de ley para llevar a cabo la privación de la libertad y no estuvo en “situación gravosa” en relación con otros procesados. “En su caso (el de Bacci) se aplicó el principio de igualdad”, explica El Tiempo, que considera este fallo clave para tomar alguna decisión frente al caso de Carlos Cárdenas.

Este miércoles, en entrevista con W Radio, el padre de Luis Andrés Colmenares se refirió al monto que Carlos Cárdenas, vinculado en 2014 por la muerte del joven universitario, exige al Estado colombiano, que asciende a 2.127’000.000 de pesos.

“La ambición no es de Carlos Cárdenas, sino de quien lo defiende, ese es el ambicioso (haciendo referencia al exfiscal Mario Iguarán, su abogado)”.

De ser procedente la demanda, uno de los más beneficiados económicamente sería Iguarán, que pidió 748 millones de pesos por los gastos de su defensa, entre los que se destacan 580 millones de pesos para su oficina, señaló la emisora.

La W Radio también destacó que al menos 74 millones de pesos serían destinados para cada uno de los familiares de Cárdenas: su padre, madre y sus dos hermanas; y 737 millones de pesos (1.000 salarios mínimos) serían cobrados por daño reputacional.

Pese a esto, El Tiempo asegura que otro punto en contra de Cárdenas es que estuvo privado de la libertad por menos de tres meses, y el monto que se pagaría por este hecho sería de 35 salarios mínimos, mucho menos que los 200 salarios que está pidiendo.