Los chats los reveló la Policía de Bogotá luego de la captura del señalado pedófilo, al que las autoridades acusan de grabarse mientras cometía los abusos sexuales y luego distribuía esos videos a páginas pornográficas.

Si bien esas conversaciones pusieron al descubierto al hombre, que además amenazaba a las menores para que le siguieran el juego y callaran lo sucedido, lo que más alertó a los investigadores es que una de las víctimas era una niña de cinco años, que sería la hijastra del capturado.

“La víctima en este caso, una de las más afectadas, es una menor de aproximados cinco años de edad, y aparentemente él era el padrastro. Tenía muchos computadores, memorias USB y micro SD, y en ellas almacenaba todas las grabaciones donde sostenía relaciones sexuales con sus víctimas”, explicó uno de los investigadores de la Sijín de la Policía, en Noticias Caracol.

El uniformado explicó en el noticiero que según las indagaciones, el capturado supuestamente les “prestaba algún dispositivo móvil para que las niñas se entretuvieran” mientras grababa los vejámenes.

Fue así como los investigadores lograron rastrear las conversaciones y encontraron evidencia de cómo el hombre manipulaba a las adolescentes, a las que convencía con engaños y promesas para que se dejaran grabar y luego vender esas imágenes a una página de pornografía en China.

“¿Con quién vives? ¿Has hecho el amor? ¿Qué te parece si salimos y nos comemos un helado? No me falles o te arrepentirás”, eran algunas de las frases a las que acudía el hombre para generar confianza e intimidar a las menores a las que contactaba.

“Esta página es creada en China, y los chinos estaban buscando la manera de volver la pedofilia en algo legal en todo el mundo. Entonces, él, de alguna manera, consiguió esa información y todos los videos que tenía los convertía en imágenes para comercializar esta pornografía”, agregó en el noticiero el investigador.

Con toda esta evidencia en su contra, el procesado se allanó a los cargos que le imputó la Fiscalía y podría pagar una condena de hasta 30 años de cárcel.

No obstante, el noticiero dice que la Policía también les está siguiendo el rastro a quienes consumen estos videos de pornografía infantil.

Estas son las conversaciones que reveló la Policía y que compartió el noticiero:

Tomado de Noticias Caracol
Tomado de Noticias Caracol
Tomado de Noticias Caracol