El hombre los buscó incansablemente durante meses, pero nunca los encontró. La única zona donde no podía buscar era donde había un campamento militar, lugar donde mucho tiempo después encontró los cadáveres de sus hijos, informó Noticias Caracol.

Cuando la Fiscalía estaba exhumando los cuerpos, el campesino cuenta que le llegaron con amenazas. Le advertían que lo iban a matar a él, a su esposa y a su última hija.

El artículo continúa abajo

Por este motivo, tuvo que abandonar su tierra y dejarlo todo. Hoy vive en Bogotá sin trabajo y a la espera de una indemnización que lleva esperando durante años,

Ante este panorama, el director de la Unidad de Victimas, Ramón Rodríguez, aseguró que han estado cumpliéndole con ayudas humanitarias, y que estarán al tanto de que el caso siga en revisión.

Aquí, el relato de José Obdulio