“Por medio de las investigaciones adelantadas se pudo identificar que los delincuentes captaban a los menores a través de engaños y les ofrecían dinero, hospedaje y alimentación en los municipios colombianos de Riohacha, Maicao, Fonseca [Guajira] y San Juan [Cesar]”, dijo a periodistas el fiscal general encargado, Fabio Espitia.

En la operación ‘Abeona’, que permitió la captura de 10 de los integrantes de la red, ocho de ellos colombianos y dos venezolanos, se determinó que los menores afectados tenían entre 14 y 17 años.

Entre los capturados se encuentran las hermanas Yasmín y Yirlen Oñate, que ofrecían su lugar de residencia para acoger niños y adolescentes y someterlos a explotación sexual en los municipios de Fonseca y San Juan del Cesar, detalló el ente acusador.

También cayeron Ciro Baquero y José Acosta, que contrataron a las hermanas para acceder sexualmente a las menores por un precio que oscilaba entre los 40.000 y 60.000 pesos.

Liley Muñoz Vergara y Kevin David Martínez Correa, alias ‘Estrellita’, por su parte, mantenían a una niña de 13 años amarrada y drogada, a la que golpeaban para que no saliera a la calle.

Junto al venezolano Feizer Javier Sancedo, alias ‘Petra’, el taxista colombiano Ricaurte Mesa Argote no solo se aprovechaba de algunos de los niños sino que era el encargado de contactar posibles clientes y llevar a los niños a los lugares designados para cometer los abusos, añade la Fiscalía.

Los investigadores establecieron que los criminales disfrazaban a al menos uno de los varones con una peluca y vestido de niña para prostituirlo. A él y a la mayoría de las demás víctimas se les suministraban estupefacientes para mantenerlos controlados, detallaron.

Los detenidos deberán responder por los delitos de proxenetismo con menor de edad y explotación sexual comercial con persona menor de 18 años. Las penas por estos delitos oscilan entre los 14 y 25 años de prisión.

Por este caso se inició también el proceso de extinción de dominio de los establecimientos que eran usados para cometer actos sexuales con menores de edad. Entre los inmuebles figuran un motel y dos hoteles que están avaluados en al menos 20.000 millones de pesos.

De acuerdo con la Policía, en lo corrido del año van 188 personas capturadas por el delito de proxenetismo, abuso y explotación sexual de niños, niñas y adolescentes.