Aunque la percepción de los habitantes de Bogotá sobre los temas de tránsito no suele ser la mejor, durante el primer semestre del año se registraron un 15% menos de muertos por siniestros relacionados con este tema, porcentaje que no se presentaba desde hace nueve años.

Estos datos fueron entregados en un estudio donde se cruzaron datos de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, Medicina Legal y la Secretaría Distrital de Movilidad que mostraron, entre otras cosas, que en Bogotá ocurren menos muertes (6,3) por cada 100.000 mil personas en comparación con la tasa nacional de decesos que está en 13,8.

Algunas de las medidas que dice la Administración local habrían ayudado a obtener buenos resultados, contra todos los pronósticos, fue la implementación de medidores de velocidad  en corredores principales para proporcionar condiciones más seguras tanto para los conductores, como para los peatones.

Actualmente, en ocho corredores viales la velocidad máxima para los vehículos es de 50 km/h, en comparación a los 60 que se manejaban antes. Las avenidas Boyacá, Las Américas, Suba, Carrera 68, Ciudad de Cali, Calle 80, NQS y la Primero de Mayo son las vías principales a las que se le ha aplicado la política de control.