Según dijo el alcalde Federico Gutiérrez, el bus hace parte de la ruta circular sur, y la idea es que cuando el pasajero se suba deposite el dinero del pasaje y tome sus vueltas, de ser necesario.

“El conductor no le va a cobrar, porque hay un espacio en donde la gente toma la decisión de si paga o no, porque es un ejercicio de cultura ciudadana”, explicó Gutiérrez en un video de la Alcaldía.

Como muchas personas preguntaron qué pasa si el pasajero no cancela el valor de su pasaje, o lo hace de manera incompleta, el alcalde dijo que por eso se llama el ‘bus de la confianza’.

“Yo estoy seguro de que la gente va a cumplir, porque aquí confiamos en el otro y a eso es a lo que le apuntamos”, dijo.

“Me parece muy interesante este ejercicio porque va a poner a prueba los valores y los principios. Estamos acostumbrados a una cultura donde el vivo vive del bobo, entonces me parece muy interesante que se hagan esas reflexiones en la ciudad”, manifestó Carolina Valle, usuaria del transporte urbano, en entrevista con Noticias Caracol.

Esta iniciativa se suma a la de las tiendas de la confianza, en donde los clientes toman los productos que necesitan y cada uno decide si los paga o no.

En estos videos se puede observas cómo funciona este bus, por si algún día se sube y no le cobran el pasaje.