Y es que la lluvia empezó a caer desde el mediodía y no paró hasta el final de la tarde de este martes, destacó El Heraldo.

Uno de los puntos más afectados, según el medio regional, fue el barrio Chiquinquirá, en la carrera 35. La emergencia se extendió desde la calle Octava hasta la 17.

Las personas que estaban en esa zona afirmaron al periódico atlanticense que el agua se les metió a sus viviendas y esta les llegaba hasta las rodillas.

Tal fue la magnitud de la emergencia que los bomberos tuvieron que intervenir para tratar de recuperar los muebles que estaban flotando durante las lluvias.

Alberto Salah, gerente de la Agencia Distrital de Infraestructura (ADI), citado por el rotativo, aseguró que lo que sucedió en Barranquilla no fue normal.

“Solo puedo decir que el evento de hoy es atípico, la cantidad de agua que cayó en la ciudad fue bastante y hay que trabajar sobre esta premisa”.

El Heraldo destacó que en el centro de la ciudad un vehículo fue arrastrado por la fuerza del arroyo. Varias personas tuvieron que actuar con cuerdas para evitar que el vehículo se perdiera en el agua.

Además del caso del vehículo particular, Noticias Caracol agregó que la corriente por poco se lleva un bus de servicio público. El agua estaba incontenible.

Maybelin Cañate, vecina del barrio Rebolo, visiblemente afectada, le dijo a ese informativo que quedó sin nada y que no tiene dónde dormir. Lo más lamentable es que tiene que convivir con esa situación.

“Llevamos más de 3 años con este fenómeno. Cada vez que llueve nos inundamos”.

Estas son algunas de las imágenes de la emergencia: