Hasta esa sede del Ejército Nacional llegó la magistrada de la Corte Suprema de Justicia Cristina Lombana, a la que en su momento Daniel Coronell llamó “calladita” por omitir que había trabajado con el expresidente Álvaro Uribe, con una orden de allanamiento por sospechas de que se estaba espiando ilegalmente a varios ciudadanos.

En ese momento, el coronel Milton Rozo, entonces comandante del centro de inteligencia —hoy investigado por esos perfilamientos ilegales—, puso trabas para impedir el operativo, e incluso llamó al general Luis Fernando Navarro, comandante general de las Fuerzas Militares, para quejarse.

El video, publicado por Noticias Caracol, muestra cuando el uniformado y la magistrada Lombana hablan con el general por teléfono, mientras en entre ellos hay acalorados cruces:

Cristina Lombana: Mi general, ahora mi versión, y me va a excusar, pero creo que le está faltando a la verdad, mi coronel.
Coronel Rozo: Doctora, yo no soy mentiroso, no soy mentiroso.
Cristina Lombana: Desafortunadamente, le está faltando a la verdad, independientemente de lo que le diga.
Coronel Rozo: No estoy faltando a la verdad. Soy un soldado de Colombia.
Cristina Lombana: ¿Me permite, mi coronel, si es tan amable?
Coronel Rozo: No diga eso.
Cristina Lombana: ¿Me permite?
Coronel Rozo: Yo le permito.

Captura de pantalla de Noticias Caracol
Captura de pantalla de Noticias Caracol

El general Navarro le ordenó al coronel que permitiera el operativo, pero más adelante volvió a existir una pelea entre Lombana y Rozo, al parecer —explicó el informativo—, porque el uniformado quería usar su celular personal y lo quería sacar por una ventana.

“Yo doy fe que me ultrajaron acá”, dijo el entonces comandante, mientras que las autoridades que acompañaban a la magistrada filmaban a otras personas que, aseguró Lombana, querían obstruir a la justicia.

“Qué pena, mi coronel, le voy a pasar parte a mi general Navarro, que está pendiente de la diligencia”, le advirtió la magistrada; posteriormente ella llamó a general Javier Ayala, entonces jefe jurídico del Ejército.

“Mi general, solicito apoyo porque resulta que mi coronel está poniendo en asonada a los soldados, nos están armando un escándalo y la verdad si él no se calma y calma a su gente, voy a tener que llamar refuerzos de la Fiscalía”, se quejó Lombana, a lo que Rozo respondió que le estaban vulnerando sus derechos. 

El coronel Rozo siguió oponiéndose a las autoridades hasta que Lombana le advirtió que si seguía así le iba a hacer un “incidente de desacato” y lo iba a arrestar. 

Finalmente, el general Navarro también le ordenó al comandante dejar de impedir el operativo, como se puede ver a continuación:

De ese operativo salieron las pruebas de que el Ejército hizo perfilamientos ilegales a políticos, periodistas y ciudadanos del común, escándalo que le costó el puesto a varios altos mandos.