Los reportes hablan de una amplia columna de humo y cenizas que el también conocido como Anak Krakatau comenzó a emitir el viernes por la noche, sin embargo no se emitió una alerta de tsunami, de acuerdo con CNN Indonesia.

La agencia geológica del Ministerio de Energía y Recursos Minerales de ese país confirmó en un comunicado que había una erupción y la actividad del volcán seguía fluctuando, pero señaló que las autoridades que lo vigilan no habían modificado su nivel de alerta desde marzo del año pasado, cuando se disminuyó de nivel 3 a nivel 2.

El Krakatoa permanecía en nivel de amenaza 3 desde 2018, cuando una fuerte erupción alcanzó a generar un tsunami en las costas cercanas.

La Agencia Nacional de Manejo de Desastres de Indonesia hizo un llamado a la calma en su cuenta de Facebook, diciendo que de momento no había órdenes de evacuación y descartó que se hubieran reportado daños o víctimas.

El volcán está situado a unos 150 kilómetros de la capital del país, Yakarta, en donde, según el Daily Mail, se alcanzó a escuchar una explosión que hizo que algunas personas temieran por su seguridad.

En redes sociales se comenzaron a compartir videos de la erupción de 2018, pero las fotos reales de lo que sucedió este viernes, distribuidas por la agencia geológica, demuestran que esta vez hubo expulsión de magma, pero de una manera mucho más moderada:

Indonesia se encuentra en la zona del mundo más volcánica. El archipiélago del sureste asiático, formado por más de 17.000 islas e islotes, alberga 130 volcanes activos y está situado en el Cinturón de Fuego del Pacífico.

La isla de Krakatoa quedó prácticamente borrada del mapa en 1883 por una erupción volcánica tan violenta que se oyó a una distancia de 4.500 km. Alrededor de 36.000 personas murieron en la erupción y a causa del tsunami que provocó. En 1928, emergió un nuevo volcán en el mismo sitio, que es el que habría entrado en erupción este viernes.