De acuerdo con el diario ABC, los hombres fueron puestos a disposición de las autoridades judiciales, apenas aterrizaron en el aeropuerto Reina Sofía de Tenerife.

La pelea, según contó otro pasajero a ese diario español, se dio por un asunto de las bebidas alcohólicas que habían pedido a una azafata. Cuando subió la tensión, los 2 británicos se pararon y empezaron a lanzarse puños.

Luego, en el momento del forcejeo y por su cercanía, debido a que estaba sobre el estrecho pasillo del avión, uno de ellos mordió por varios segundos la nariz del otro, causando pánico entre los que trataban de separarlos por la gran cantidad de sangre que le empezó a salir, detalla ABC.

La tripulación de Ryanair aplicó las medidas de seguridad para estos casos. Separó a los pasajeros y tranquilizó a los viajeros. Al ser Canarias un destino vacacional para familias, los padres intentaban evitar que sus niños vieran la escena y el pasajero herido fue llevado a un baño, hasta que controlaron la hemorragia, señala el rotativo español.

No toleramos ningún comportamiento indisciplinado o perturbador en ningún momento porque la seguridad y comodidad de nuestros clientes, la tripulación y la aeronave es nuestra prioridad número uno”, dijo este fin de semana la aerolínea en un comunicado.