Fue un enfrentamiento entre bandas rivales. Dos guardias fueron tomados como rehenes, pero ya fueron liberados“, dijo a la AFP un portavoz de la Superintendencia de Prisiones de Pará.

La rebelión empezó hacia las 7:00 a.m. (Hora local) y concluyó antes del mediodía.

A fines de mayo, 55 detenidos murieron en dos días de enfrentamientos en varias cárceles del estado de Amazonas, vecino de Pará.

Una ola de enfrentamientos sacudió el país a inicios de 2017, atribuidos a rivalidades entre bandas por el control de las rutas del tráfico de cocaína.

Brasil, con 727.000 detenidos, tiene la tercera mayor población carcelaria del mundo, por apenas 368.000 plazas.