El caso más conocido fue el de una mujer de 88 años en la localidad de Goiânia, quien fue engañada por la enfermera y no recibió inicialmente la vacuna contra el coronavirus, que le correspondía por pertenecer a una población vulnerable.

Pese a que el hecho quedó registrado en un video, la Secretaría Municipal de Salud (SMS) manifestó en un comunicado de prensa que la trabajadora de la salud habría cometido un error involuntario al momento de realizar el procedimiento, indicó O Globo.

“Todo indica que la enfermera cometió un error involuntario, aun así, solicitamos la remoción del equipo de vacunación. La funcionara también fue retirada de sus funciones, mientras se lleva a cabo la investigación”, precisó.

En el video, captado por la hija de la anciana, se puede apreciar cómo la trabajadora de la salud clavó la aguja en el brazo izquierdo de la adulta mayor. Sin embargo, nunca le suministró la dosis de la vacuna antes de retirarla.

Ante la queja de la hija, la enfermera terminó inmunizando de manera correcta a la mujer de 88 años. “Me miró, se disculpó y dijo que se le había olvidado inyectarla bien. Yo estaba prestando atención y luego ella realmente la inoculó”, agregó en el rotativo.

El impreso, igualmente, señaló que algunas regiones de Brasil se han presentado varios casos similares. Por ejemplo, una anciana de 97 años en Maceió pasó por la misma situación, mientras que un hombre en Manaos tampoco fue inmunizado.

“Al paciente se le debe mostrar la jeringa con la respectiva dosis. Además, cada paso del procedimiento debe hacerse ante los ojos de la persona”, concluyó la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones.