Según el video, difundido por el diario británica The Sun, el cartero estaba “muy cansado” para ayudar a una anciana de 72 años que se había caído al suelo por culpa de la nieve en el pueblo de Bainsford, en Escocia.

La mujer, identificada como Patricia Stewart, estuvo a la intemperie por aproximadamente unos 20 minutos, en uno de los febrero más fríos de toda la historia, indica el mismo medio.

Stewart relató al rotativo inglés que salió a recoger el paquete que le iban a entregar, pero se sintió mareada y se cayó. Caí desde el escalón más alto y me golpeé la cabeza. No me podía parar”, expresó.

Y aunque le pidió ayuda al cartero, este se negó a pesar de que ella prácticamente le estaba rogando para que la apoyara y se pudiera levantar.

“Estoy trabajando desde esta mañana, en este clima. Lo siento, estoy muy cansado”, se le escucha decir a Thomas McCafferty en el video y luego se aleja como si nada.

Luego de casi 20 minutos, una mujer de otra empresa de envíos la vio tirada en el suelo y la ayudó: Estaba helada y llorando en medio de la nieve, con los pies descalzos y sin sus pantuflas, que habían caído cerca”, detalló Karolina Domska a The Sun.

Tras la viralización del video y la indignación por la poca empatía del cartero, la empresa Royal Mail lo suspendió de sus labores.

A pesar de que está siendo fuertemente criticado y que se quedó sin trabajo, McCafferty se negó a ofrecerle disculpas a la anciana, indica ese diario.

“Cuando The Sun se acercó esta mañana, McCafferty se negó a explicar su comportamiento o disculparse por dejar vulnerable a la anciana en el frío helado”, informó.

“Toda la situación es repugnante… es inhumano lo que ha hecho”, expresó al rotativo británico Sheryl Harkins, sobrina de Stewart y finalizó: “Va en contra de todo, no tratarías así a un perro”.