Sommaruga, condenado en 2004 a 18 años de prisión por secuestro y extorsión, tuvo que volver a la Unidad Nº 14 de Esquel, donde estaba recluido, después de que un grupo de personas lo insultó y lo golpeó a pocos metros de su casa, publica el portal Infobae.

A los iracundos vecinos del delincuente no les importó al presencia de los uniformados y aún así lo agredieron. Incluso, también le pegaron a los policías, cuando quisieron defender a Sommaruga, como se ve en un video publicado en redes sociales.

Asimismo, en las imágenes se ve al preso correr, mientras intentaba esquivar los puños, patadas y hasta piedras que le lanzaban. Unas calles más adelante, los oficiales pudieron resguardar a Sommaruga, aunque no lo pudieron llevar a su casa, detalla el mismo medio.

Según recuerda el portal argentino, el sujeto fue capturado por el secuestro de Ariel Strajman, hijo de un joyero de Buenos Aires. En el cautiverio, la víctima fue golpeada, quemada con cigarrillos y hasta le amputaron el dedo meñique para presionar al joyero.

Pablo Sommaruga, cuando cumplía su condena, se escapó en el año 2015, cuando fue beneficiado con salidas transitorias. Un día, indica Infobae, no volvió y días después lo recapturaron gracias a un retén, del cual quiso fugarse cuando le pidieron sus documentos. En el carro que manejaba, le encontraron un arma de fuego y un gramo de cocaína.

A pesar de toda esta información, el portal no detalló el motivo por el cual los vecinos lo esperaron para golpearlo, luego de enterarse de que había sido privilegiado con la casa por cárcel, a pesar de sus delitos y antecedentes.

A continuación, el video donde se ve la paliza del grupo de personas a Pablo Sommaruga: