“Se ha descartado el peligro del fuego, el tema es saber cómo va a resistir la estructura al gravísimo incendio de esta noche”, declaró Núñez a la prensa.

Asimismo, detalló que a las 8:00 de la mañana, hora local, se sostendría una reunión “con expertos, arquitectos” para intentar determinar “si la estructura es estable y si los bomberos pueden aventurarse dentro para seguir con su misión”.

“Un incendio de esta envergadura tiene un impacto en las estructuras, hay que asegurarse de que siguen estables para permitir a nuestros hombres entrar de nuevo en su interior”, explicó.

Sin embargo, reconoció que algunos ya “lo hicieron esta noche, con mucha valentía, en las torres para poder combatir el siniestro desde dentro y evitar justamente que se derrumbasen”, añadió.

Fueron cerca de 400 los bomberos que lucharon durante casi 12 horas contra las llamas.