Una vez más queda en evidencia el irrespeto y la sumisión a los dictámenes de los Estados Unidos por parte de dos empresarios que defienden sus intereses económicos particulares por encima de los pueblos de Colombia y Chile“, expresó la cancillería en un comunicado.

Más temprano, Piñera y Duque dialogaron en Santiago sobre la crisis venezolana en una reunión oficial previa a la cumbre de siete mandatarios que definirá el destino de Prosur, el foro que pretende reemplazar a Unasur.

Según Venezuela, los gobiernos de Colombia y Chile son “utilizados como satélites de Donald Trump, se han convertido en un instrumento para la agresión contra el pueblo venezolano y sus instituciones”.

Maduro suele acusar a Washington de encabezar una conspiración para derrocarlo con el apoyo de Colombia y otros países de la región.

Ambos mandatarios coincidieron en utilizar “todos los instrumentos pacíficos y dentro del Estado de derecho” para buscar “sin ideologías y sin burocracias” una salida a la crisis política, económica y social que vive Venezuela, y que ha forzado el éxodo de 2,7 millones desde 2015.

En el caso de Venezuela se acabó el tiempo de las posiciones ambiguas o las posiciones débiles, y llegó el tiempo de hablar fuerte y claro de lo que Venezuela necesita“, aseveró Piñera en una declaración conjunta con Duque leída tras la reunión.