Hombres encapuchados llegaron en 3 carros y una moto disparando contra las víctimas, cuyas identidades aún se desconocen.

La Policía local no ha hecho declaraciones sobre los móviles, pero extraoficialmente  maneja dos hipótesis. La primera, que se trataría de un enfrentamiento entre grupos criminales por el control del tráfico en la región y, la segunda, que podría asociarse con una venganza por la muerte de dos policías militarizados la semana pasada.

Testigos declararon a medios locales que los atacantes realizaron múltiples disparos y luego le disparaban a las víctimas en la cabeza. En medio del caos, clientes del bar lograron esconderse y ponerse a salvo.

La situación de violencia en la zona llevó a que desde marzo el ministro de Justicia y Seguridad Pública de Brasil autorizara el envío de centenares de agentes de la Fuerza Nacional de Seguridad.