De acuerdo con Bloomberg, dos tenedores de bonos con vencimiento en 2020 de la estatal  de la estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) recibieron el pago, información validada por dos inversionistas tenedores de pagarés y que solicitaron no ser identificados.

Además, Alejandro Grisanti, miembro de una junta directiva de PDVSA creada por Guaidó, confirmó el pago y dijo que el dinero provenía de las cuentas por cobrar de la petrolera, indica el mismo medio.

El pago es tan importante porque esos bonos, que son los únicos con los que el régimen de Venezuela no ha incumplido, están respaldados por la refinadora Citgo, basada en Houston, EE. UU. Lo que significa que si había un incumplimiento de pago, los acreedores podrían apoderarse de la compañía de refinación, detalla la agencia estadounidense.

“Si bien el gobierno de Maduro mantiene aún el control operativo de Venezuela, el pago muestra el poder de Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional mientras lucha por derrocar al líder socialista como jefe de estado”, publica Bloomberg.

Tales bonos, indica la agencia de noticias, nacieron de una deuda que se remonta a octubre de 2016, cuando PDVSA buscaba aliviar su carga de pago a corto plazo. Por eso se acordó alargar los vencimientos de la deuda, pero con el beneficio de que si había un atraso en pagos, tendrían un gravamen sobre Citgo.

Guaidó tendrá otra prueba parecida en los próximos días, pues PDVSA deberá pagar cerca de US $1.000 millones y esta operación, señala Bloomberg, no será autorizada por la Asamblea Nacional si no han logrado sacar del poder a Maduro.