Sin embargo, en medio de toda la información que circula sobre el fallecido hombre y sus agresores, se destaca la que aparece en un nuevo artículo del New York Times, en donde aparece una particular coincidencia: los dos hombres trabajaron por la misma época en la seguridad de un club nocturno.

El Nuevo Rodeo es el establecimiento en el que Floyd hizo parte del equipo de seguridad algunos fines de semana durante los últimos 17 años, y el mismo lugar en el que Chauvin, el policía Derek Chauvin también trabajó y dejó ver su agresiva actitud con tintes de racismo, aunque no con George, pues, según contó la expropietaria al medio estadounidense, duda “que los dos hombres hayan interactuado”.

“A veces, durante las bulliciosas “noches urbanas” del club, cuando atrae a una clientela principalmente afroamericana, el Sr. Chauvin a veces era demasiado agresivo con los clientes, a veces usando spray de pimienta”, le dijo Maya Santamaría, antigua dueña del lugar, al New York Times.

Maya, que vendió El Nuevo Rodeo en enero, incluso confesó que tuvo “palabras con él en varias ocasiones, cuando pensé que no estaba reaccionando adecuadamente en función de la situación en cuestión” y hasta le advirtió que podría despedirlo por eso.

Derek Chauvin ya fue arrestado y es acusado por la oficina del fiscal del condado de Hennepin de asesinato y homicidio involuntario.