Según la agencia estadounidense, por estos días se disputa una lucha de posiciones entre diferentes compañías aéreas sobre este tema, a pesar de que las pantallas ya están arraigadas, sobre todo en los vuelos de larga distancia.

American Airlines, United Airlines y Alaska Air están retirando las pantallas de sus aviones porque piensan que con la llegada del Wi-Fi a bordo de los trayectos los pasajeros tienen la opción de usar sus celulares a tabletas para ver películas, series o jugar, “evitando el gasto de hardware costoso en cada asiento”, explica ese medio.

Sin embargo, del otro lado están Delta Air Lines y JetBlue Airways, las cuales creen que las pantallas del respaldo de los asientos atraerán a los viajeros nacionales.

El principal motivo por el que algunas aerolíneas están retirando las pantallas digitales es porque consideran que así podrán reducir gastos. Además, argumentan que estas agregan peso al avión y eso, al final, es un costo mayor en el combustible.

Aunque para otras, las que no quieren retirarlas, existe una sensación de “hundimiento” por parte de sus usuarios cuando se dan cuenta de que no hay una pantalla y eso al final les generaría menos venta de vuelos, detalla Bloomberg.

Kurt Stache, vicepresidente de mercadeo de American Airlines, afirma que mantener las pantallas tampoco es barato: “Claramente es un punto difícil después de un par de años”, explica a la agencia.

JetBlue y Delta son partidarias de dejar las pantallas y además dar servicio gratuito de Wi-Fi y explican que ofrecen los 2 servicios porque los pasajeros quieren replicar su experiencia hogareña de “dos pantallas” para ver simultáneamente televisión o una película mientras navegan en la web, finaliza Bloomberg.