De acuerdo con la BBC, la iniciativa tiene como principal objetivo recolectar lo antes posible cierta cantidad de información para establecer un método efectivo que pueda contrarrestar el brote durante varios años.

“Argentina, Bahréin, Canadá, Francia, Irán, Noruega, Sudáfrica, España, Suiza y Tailandia son algunos de los países que se han unido a este proyecto, en el que esperan la participación de miles de pacientes”, agregó la cadena británica.

Los cuatro tratamientos que se estudiarán en este experimento mundial son:

*El remdesivir: creado principalmente para tratar el Ébola.

*El lopinavir en combinación con el ritonavir: estos dos medicamentos se usan para contrarrestar el VIH.

*El hiproxicloroquino: es una medicina que se utilizó por años para combatir la malaria.

*El interferón-beta: el cual ha tenido buenos resultados en animales infectados con el MERS.

El Instituto francés de Investigación Médica, por otro lado, precisó que “está previsto incluir en el ensayo clínico a 3.200 pacientes europeos hospitalizados por COVID-19, que se encuentren directamente en cuidados intensivos o con respiración asistida”.

Jérôme Salomón, director general de Salud en ese país, agregó que “es muy importante hacer las pruebas lo más rápido posible y en estas condiciones”, para probar la eficacia de las moléculas en las personas contagiadas.

A pesar de que estos fármacos se pueden obtener en cualquier farmacia, “los médicos insisten en que ninguno de estos se debe administrar sin la indicación y supervisión de un especialista”, concluyó la BBC News.

Desde que apareció en diciembre, el nuevo coronavirus ha provocado 20.807 muertes en todo el mundo, sobre un total de 458.927 casos de infección, según las últimas cifras entregadas por la OMS.