Luego de que se presentaran las primeras tres reinfecciones de coronavirus en el mundo, la funcionaria enfatizó en rueda de prensa que estos sucesos realmente “representan una cifra muy baja frente a los más de 23 millones de contagios confirmados”.

“Recibimos de vez en cuando reportes anecdóticos de gente que se hace la prueba y sale negativo y luego positivo, pero no ha quedado claro hasta ahora si se trata de un problema del propio test o si hubo gente que realmente se infectó una segunda vez”, agregó.

Harris, de igual manera, manifestó que es posible que después de los casos de Hong Kong, Holanda y Bélgica aparezcan más posibles reinfecciones en otros países. Sin embargo, recalcó que “no parece ser un hecho habitual y constante”.

La vocera también afirmó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recibe a diario resultados de miles de investigaciones que se están realizando en el mundo sobre distintos aspectos de la pandemia de COVID-19, entre ellos, la inmunidad que genera una persona luego de superar el virus.

“Necesitamos entender lo que esto significa y para eso hay muchos grupos que le están haciendo el respectivo seguimiento a los pacientes, midiendo sus anticuerpos e intentando entender cuánto dura la protección natural”, explico.

Harris, por último, señaló que esa inmunidad es distinta a la que producen los tratamientos médicos, que provocan un estímulo muy preciso y más potente. La duración de la inmunidad que genere la esperada vacuna solo podrá establecerse luego de varios años de seguimiento.