El caso ocurrió en julio del año pasado, pero solo hasta ahora se conocen detalles de lo que sucedió, reporta el portal LadBible.

Leggate quedó embarazada y, sin darse cuenta de su estado, comenzó a tomar píldoras anticonceptivas, de ahí que era obvio que no tuviera periodos menstruales.

Pero además de eso, se juntaron otros aspectos que ayudaron a ocultar el embarazo, como la ausencia de síntomas del estilo de mareos, náuseas o antojos, mientras que el feto siempre se alojó hacia la columna vertebral y no pateó durante todo el periodo de gestación, informa el portal.

La joven madre dice que en ningún momento su estómago se infló sino hasta 45 minutos antes del parto, que por fortuna fue normal y nació una saludable niña. La subida de peso tampoco se notó, pues se distribuyó de forma pareja por todo el cuerpo de la mujer.

Para evitar futuras sorpresas, Leggate se mandó poner un dispositivo anticonceptivo y de vez en cuando se hace pruebas de embarazo “por si acaso”, recoge LadBible.